Desde mi infancia fui un acérrimo lector de libros, utilizando todas las bibliotecas de mi padre, abuelos e incluso bisabuelos, hasta disponer de mi propia colección, con los mejores ejemplares heredados y los que he ido adquiriendo.